Le dan la espalda a fiscal incómodo

Redacción   10/01/2019

El fiscal incómodo hasta para los de casa

Foto: Cuartoscuro

Redacción

En días recientes, una de las notas que han acaparado los medios es la aprobación de la Reforma al Artículo 33 de la Constitución Política de Veracruz, que faculta al Poder Legislativo para remover al fiscal Jorge Winckler Ortiz.

Sin embargo, poco se han referido al hecho de que un buen número de alcaldes panistas, de quienes la lógica indicaba que votarían en contra, apoyaron y dieron su voto a favor de esa iniciativa.

Resultado de la desaprobación al desempeño del fiscal, a 54 presidentes municipales de la alianza PAN-PRD no les tembló la mano para decir “sí, queremos que se vaya el fiscal”.

Si a ese número le sumamos los otros 46 alcaldes panistas-perredistas que por alguna razón dejaron correr la votación hasta aprobarse por la figura de la afirmativa ficta, tenemos que 100 de los 112 municipios que se supone debieron respaldar a Jorge Winckler, de manera directa e indirecta contribuyeron a que se aprobara la reforma.

Estadísticamente, quiere decir que el 89 por ciento de esos alcaldes se pronunció a favor de la remoción del abogado de los Yunes, por lo que ni siquiera hubiese sido necesario el voto de otros para que avanzara esa iniciativa.

Más allá de la fuerza que tiene Morena en el Congreso, este resultado se deriva del hartazgo ciudadano ante la nula eficacia y compromiso de Winckler en la que debiera ser su prioridad, que es ofrecer justicia a los veracruzanos, sobre todo a aquellos que fueron lacerados por la delincuencia, la inseguridad y la corrupción, cuyos casos se siguen dando justamente bajo su amparo.

Lo que también refleja esta interesante numeralia es que Jorge Winckler ha perdido tanta legitimidad, que ya ni los de su partido le ven futuro, y no podría ser de otra forma si se ha dedicado a evidenciar que el cargo le fue impuesto por su jefe, que lo coloca en la posición de fiscal de parapeto.

Así las cosas, por lo mientras ya se dio el paso más importante y ahora sólo es cuestión de esperar un poquito para que por fin se vaya, total que de eso a diario pide su limosna.

Te recomendamos

PUBLICIDAD

COMPARTE TU OPINIÓN

Lo que pasa en la red