México y Uruguay no pueden ser neutrales ante crímenes de lesa humanidad: Lorent Saleh

Yuriria Sierra   05/02/2019

Yuriria Sierra | Conductora

Yuriria estudió Ciencia Política en el ITAM. Su carrera en los medios de comunicación se ha caracterizado por construir nuevos canales de cercanía...

En entrevista para Ya Cierra con Yuriria Sierra, el opositor venezolano, Lorent Saleh, quien acaba de recibir asilo político del gobierno español, dijo respecto a la reunión del jueves próximo sobre la crisis en Venezuela, convocada por los gobiernos de México y Uruguay, que no se puede ser neutral frente a crímenes de lesa humanidad y que desea que no se obstaculice “el proceso que se da de manera natural”, ya que merecen vivir en democracia y espera que la comunidad internacional siga avanzando en su oposición al gobierno de Nicolás Maduro.

El activista, quien pasó cuatro años encarcelado, afirmó que la neutralidad no es apoyar al presidente Maduro, que no se puede ser neutral cuando lo que piden los opositores es que se respete la Constitución y apoyar a Maduro es irrespetar la constitución.

¿Eso es neutralidad, apoyar a quien tiene el poder a punta de fusiles y de muertos?", dijo Saleh.

Adelantó que mandó un mensaje al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, para que apoye la democracia, porque Venezuela merece un cambio, merece medicina para los niños, y ese cambio no merece ser obstaculizado por gente que mantiene la tiranía.

Lo que nosotros esperamos en esa reunión, a la que acudirá también el Vaticano, es que comprendan la grave situación de Venezuela y que faciliten la salida democrática, el desarrollo de este proceso de transición y no obstaculicen un proceso que se viene desarrollando de forma natural y que es necesario, dijo.

Los venezolanos necesitamos y merecemos vivir en democracia. Yo espero que la comunidad internacional siga avanzando en el apoyo a un proceso de transición. Aquí no se trata de apoyar a un sector, aquí no se trata de apoyar una ideología, aquí no se trata siquiera de apoyar a un líder, aquí se trata de apoyar la constitucional nacional y que lo que nosotros queremos es establecer la constitucional nacional”,

Hoy, dijo, vivimos días de mucho trabajo, pero hay algo superior al cansancio y es la voluntad de un pueblo de ser libre y que sigue en pie, tras 20 años de represión y maltrato. Veinte años de sufrimiento es suficiente, dijo. Y aseguró que Nicolás Maduro “usurpó el poder y a través de las balas mantiene el poder”.

Se trata, abundó, de que los venezolanos podamos comer, tener medicamentos, que podamos levantar a un país que destruyeron”, reiteró

Cuestionan el mandato del presidente Maduro porque “cuando hay usurpación, la Asamblea Nacional tiene el deber de cambiar el poder”. como fue el caso de la reelección de Maduro en la cual “decidió perseguir partidos, expulsar y perseguir a opositores y obligar al pueblo a que lo reconocieran”.

Asimismo, el activista, quien recibió en 2017 el premio Sajarov de derechos humanos, que otorga el Parlamento Europea, comentó que el proclamado presidente interino, Juan Guaidó, “viene de la misma generación que él y asumió la responsabilidad de lograr la democracia”.

Estamos completamente convencidos, y por eso seguimos luchando pacíficamente, que la salida es pacífica”, mientras a Maduro “no le interesa burlarse de la iglesia y del pueblo, “son criminales”, es lo que pasa cuando el hampa organizada, el crimen, toma el poder, dijo.

Explicó que no es un tema de izquierda o derecha, y cuestionó a la izquierda que representa Maduro, y  sentenció que hay arrogancia ideológica, y las personas que luchan por los pueblos tienen que estar claros.

Es traficar con cocaína, asesinar a un pueblo de hambre, encerrar a niños en prisiones, robarse el dinero de Venezuela y comprar las casas más lujosas en España y en Centroamérica, someter al pueblo a hambruna, sin medicamentos. ¿Eso es la izquierda?"

EL FUTURO

Acerca de lo que tendría que hacerse de inmediato, si Nicolás Maduro deja el poder, dijo el activista que lo primero son los niños.

Por eso estamos pidiendo a la comunidad internacional ayuda humanitaria. Aquí 67 por ciento de los niños tienen problemas de desnutrición. Es urgente, realmente dramático con lo que está pasando y es crucial y es poder ingresar alimentos y medicinas a Venezuela.

Hay personas que se mueren todos los días porque no tiene medicamentos, lamentó, personas que necesitan dializarse y cuya familia tiene que ver cómo se les muere por la arrogancia de unas personas que tienen el poder.

Lo que estamos pidiendo a nuestros vecinos, reiteró, es que nos ayuden a que a Venezuela pueda ingresar alimento y comida.

Cómo es posible que Nicolás Maduro y estos señores, por su arrogancia, por su maldad, impidan el ingreso de medicamentos y comida a Venezuela. Que prefieran que la gente se muera de mengua. Nosotros hoy necesitamos que a Venezuela entre la ayuda humanitaria y que un país y que ello, esta cúpula lo impida es realmente un acto de bajeza que no tiene ningún tipo de presentación”.

SU PRISIÓN

Recordó cómo fue su prisión, primero en la cárcel conocida como La Tumba y luego en el Helicoide. De la primera, dijo que está ocupada por gente inocente, por gente que está siendo torturada y sometida a tratos crueles e inhumanos.

Describió que en ese lugar hay formas de tortura sofisticadas, como el uso de luz intensa blanca, bajas temperaturas, sonidos sistemáticos, aislamiento de teléfono celular por completo, son formas de tortura sin dejar huella física. En Venezuela, dijo, se ha creado un aparato de represión y de terror muy sofisticado, y la Tumba es tan solo uno de esos lugares.

Detalló que es “un laboratorio que queda debajo del metro de Caracas, en un sótano 5”, y también existe el Helicoide, la prisión de Ramo Verde y muchos lugares clandestinos donde hoy tienen encerradas a personas para aterrorizar a la gente, porque “detrás de todo esto hay la necesidad de una cúpula narco-militar de mantener a la gente sometida al miedo y al pánico”.

Llegué el 4 de septiembre de 2014, tenía 26 años, luego de que lo secuestraron en Bogotá y lo llevaron a la frontera. Logré grabar, dijo, el momento en que estaba siendo trasladado de inteligencia colombiana al vehículo del SEBIN, Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, en el puente Simón Bolívar, de donde lo llevaron a Los Llanos y de ahí al encierro en La Tumba, encapuchado.

(Al llegar a La Tumba) empezamos a bajar, bajar, y bajar en círculo en el sótano, por una rampa y ya sabía a dónde iba. Era esa sensación de tener todo el peso del Estado sobre ti, en su peor expresión de violencia literal y figural”. Esa sensación de que sobre ti pasan miles y miles de personas en el metro y que no tienen idea de que estás tú encerrado, ya eso en sí es una tortura, dijo.

Al ser hecho prisionero, “ya gobernaba Nicolás Maduro”, aunque también “durante el gobierno de Hugo Chávez también nos metió preso muchas veces”.

Contó también a Imagen Radio que no le permitían ver la hora y la única referencia que tenían era el sonido del metro, que pasaba por arriba, ya que el último tren “sonaba más duro” y era la única forma que tenían para calcular se había pasado un día o no.

Vivían con una luz blanca muy intensa, que agota, 12 horas, una semana, con el dolor en los ojos por esa luz, clamando por que terminen.

Es la crueldad, es la necesidad de agarrar a un individuo de someterlo, aplastarlo, de golpearlo, de reducirlo, pero lo peor del caso es que lo muestran al país para que vean de que son capaces de hacer y llenar de miedo a la población”.

Relató también que salió de Venezuela cuando “el gobierno de España fue a Caracas y me saca de ahí. El secretario me saca en un avión, sin documentos, con previsión de regresar a mi país”. Por eso, “tengo un documento español que me permite ir a cualquier parte del mundo, excepto a Venezuela”.

Por eso, dijo, hoy gritamos al mundo que nos den oportunidad de ser libres, porque lo que pasó en Venezuela es que nuestros padres dieron por sentada la democracia y la libertad, no la valoraron y se la dejaron quitar y hoy se nos ha hecho difícil rescatarla. A Nicolás Maduro lo mantienen las armas y la comunidad internacional y es injusto porque nunca vamos a pensar en la violencia como opción, mientras el gobierno se aprovecha de nosotros y nos masacra y nos asesine, y nosotros no vamos a renunciar a eso, porque es miserable vivir sin libertad.

Al pueblo mexicano, que ha recibido a los venezolanos “que huyen de su país” y no lo hacen por placer, “en el éxodo más fuerte en la historia contemporánea de América”. Muchos han conseguido en México un segundo hogar, comida, medicamentos, un pueblo que ha abrazado, que les dé la oportunidad de vivir en paz y en libertad, y eso no se olvida, eso vale oro”.

COMPARTE TU OPINIÓN

Lo que pasa en la red