Las compras digitales: Una tendencia global con grandes disparidades locales

Redacción   08/10/2018

Redacción

En la actualidad, China y Estados Unidos son las economías que lideran el comercio electrónico con 499.150 y 409.208 mmdls, respectivamente, según ventas registradas en 2017. En la región, por su parte, el puntero es Brasil con 17.400 mmdls, seguido por México con 7.600 mmdls, Argentina y Chile.

Estas cifras dejan entrever las realidades que caracterizan a cada país, la estrategia de los actores locales y el comportamiento de sus consumidores. Variables como el número de habitantes y potenciales compradores, explican en gran parte la posición privilegiada de China y EE.UU. primer y tercer país más poblado respectivamente, que hoy son cunas de las principales empresas del comercio electrónico, Alibaba y Amazon.

No obstante, nace una interrogante cuando se analiza el caso del Reino Unido que, con tan solo 55 millones de habitantes, ocupa el tercer lugar en el ranking con 110.070 mmdls, o cuando se estudia a India, segunda demografía del mundo donde las ventas digitales sumaron tan solo 38.5 mmdls durante 2017.

¿Cómo explicamos estas importantes disparidades?

El éxito que tiene el comercio electrónico en este país (cuando se habla del Reino Unido) se relaciona en primera instancia, con el importante presupuesto que sus habitantes suelen dedicar a las compras digitales”, explica el CEO de Beetrack, Sebastián Ojeda.

Por lo cual señaló la importancia de analizar el consumo per capita que tienen los británicos y como ello se convierte en un diferencial trasendental para entender la pocisión que ocupa el país europeo

Los ingleses gastan un promedio de dos mil 62 dólares anuales en compras online, mientras que los chinos le dedican 858 dólares. El poder adquisitivo tiene una incidencia importante en las ventas digitales. En consecuencia, la consolidación de la clase media en los países emergentes, tiende a vincularse con un crecimiento del comercio electrónico”, agrega.

Otro factor que explica la posición de Inglaterra con respecto al e-commerce, es su tamaño y eficiencia en su red de distribución.

El desarrollo de la infraestructura de su transporte, así como la geografía del país, inciden bastante sobre el desarrollo del mercado digital, ya que de ellos dependen los costos de transporte, pero también de los plazos y la calidad de las entregas”, indica Ojeda.

El Escenario mexicano

El e-commerce en México, por ejemplo, ha tomado un lugar relevante debido a la evidente expansión de las grandes empresas, que apuestan por estar cada vez más conectadas. Este fenómeno ha perfilado una evolución de las compras en línea que se proyecta para los próximos años.

No obstante, el mercado mexicano tiene importantes desafíos.

Un tema trascendental es el trabajo en la logística y la infraestructura. En México aún se debe avanzar en la optimización de los servicios y en la capacidad de ampliar los negocios en cuanto a volver más eficiente la cadena de suministro. En este proceso, la última milla es crítica y fundamental para el éxito de las transacciones”, expresa Ojeda.

Retomando el caso de India, la relativa penetración del canal digital se debe principalmente a la baja cobertura de Internet que existe en el país. En 2017, solamente el 35 por ciento de la población tuvo acceso a banda ancha.

La conectividad es un factor clave, no solamente para permitir el acceso a las plataformas de ventas online, sino también para ofrecer una experiencia de compra óptima desde el primer clic hasta la recepción del producto. Se estima que si una página web demora más de seis segundos en cargar, las probabilidades de conversión se reducen en un tercio”.

El factor tecnológico, en este sentido, “también juega un importante papel en la optimización de los procesos de pago. En India, más de la mitad de los compradores digitales optan por el pago contra entrega (CoD), debido a la desconfianza que generan los sistemas de pago online, así como la baja penetración de las tarjetas bancarias”.

A pesar de todas estas limitantes, el desarrollo económico de la India, su creciente urbanización y el alto uso de dispositivos móviles –49% lo utilizan para comprar– posiciona a este país, como una de las economías más prometedoras para el comercio electrónico mundial.

A este ritmo, es muy probable que India se convierta a futuro, en la segunda economía digital del mundo, superando a Estados Unidos, en un mercado que cada vez se vuelve más competitivo, globalizado y tecnológico”, finaliza Ojeda.

 

Videos Recomendados

COMPARTE TU OPINIÓN

Lo que pasa en la red